• +34 622 41 35 71
  • info@laestrategi.com

Reino Unido de nuevo ante la encrucijada

bbc

Reino Unido de nuevo ante la encrucijada

bbc

Ante la ingeniería estadística sobre los resultados de la votación, cualquier escenario resultaba victorioso para el acuerdo UE-May, si sufriese incluso una derrota por menos de 100 votos. Todo ello para superar la votación del pasado martes sobre el acuerdo de retirada al que llegaron la Unión Europea y Reino Unido.

El Parlamento Británico está en desacuerdo con el actual acuerdo

El mundo cambia a velocidad de crucero y el porvenir del acuerdo de la Unión con Reino Unido, mucho más. El escenario ha vuelto a dar un terrible giro motivado por el rechazo en el Parlamento Británico sobre el acuerdo UE-May. Westminster rechazaba el acuerdo el pasado martes a la noche con un apoyo de 200 diputados frente a 450 que votaron en contra. Ante esta situación, todos coinciden en que el Parlamento Británico está en desacuerdo con el actual acuerdo, pero nadie sabe lo que quieren a ciencia cierta los 650 tories del Parlamento que más atención está captando a lo largo de estos meses.

En esta pasada votación sobre el acuerdo, 118 diputados de los 314 que logró la Primera Ministra en las elecciones de 2017 votaron contra el acuerdo. May afirmó esa misma noche que los británicos que viven en la Unión Europea y los europeos que habitan en el Reino Unido necesitaban que Westminster aclarase la situación urgentemente mientras que el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, propuso una moción de censura a May tras salir airosa de la moción de confianza a la que se sometió hacía unas semanas.

Ante el negativo resultado de la votación del acuerdo, la reacción por parte de la Unión Europea fue casi instantánea. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, y Donald Tusk, presidente del Consejo de la Unión Europea, se mostraron reacios ante la elección tomada por el Parlamento Británico sumiendo de nuevo a Reino Unido a la más oscura y profunda incertidumbre.

“El riesgo de una salida caótica del Reino Unido ha aumentado con el voto de hoy. Aunque no queremos que esto ocurra, la Comisión Europea seguirá con su plan de contingencia para garantizar que la UE está totalmente preparada” escribió Juncker en su Twitter mientras que Tusk apostó por la única salida viable de Reino Unido: Votar de nuevo y votar “Remain”.

Posterior a esto, los mensajes a Londres fueron de paciencia y comprensión, aunque también de urgencia.

El Parlamento Europeo acogía de nuevo el debate sobre el Brexit el día siguiente al rechazo del acuerdo en el Parlamento. El negociador jefe, Michel Barnier señaló que la derrota de May había sido muy clara y resaltó la creciente necesidad de prepararse frente a cualquier escenario que se produzca en la conclusión del fenómeno del Brexit. A lo largo de la sesión se volvió a reiterar el hecho de que el actual acuerdo UE-May que fue rechazado protege a ciudadanos y empresas, así como que promueve la no frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Asimismo, el miércoles fue el turno de May para demostrar una vez más cómo sigue siendo la reencarnación de la Dama de Hierro al superar sin problema alguno la moción de censura. La votación le daba a May la capacidad para seguir intentando llegar a un acuerdo con los laboristas de Corbyn antes del 29 de marzo.

May volvió a anunciar la noche del pasado miércoles que volvería a reunirse con los líderes de los partidos británicos. Por un lado, los tories laboristas quieren que la Primera Ministra les garantice una salida de la UE con acuerdo mientras que, por otro lado, los nacionalistas escoceses han pedido iniciar conversaciones para que una de las opciones sea volver a repetir el referéndum.

Los líderes europeos reiteran continuamente que no están dispuestos a renegociar el acuerdo

A lo largo de esta semana May ha seguido defendiendo el acuerdo sin condiciones, pero Corbyn exige sus condiciones antes de aceptar una reunión con la primera ministra. El entendimiento de los dos capitanes principales en el buque británico que va hacia la deriva en estos instantes es fundamental para la Unión puesto que, como contraparte a un hipotético aplazamiento de la fecha de salida marcado por el artículo 50, desde el corazón de la Unión se exige un acuerdo entre el gobierno conservador y la oposición laborista.

El punto de inflexión sobre esta situación radica una vez más en suelo británico, mientras que la Unión sigue expectante como James Stewart en la ventana indiscreta. Lo que los líderes europeos reiteran continuamente es que no están dispuestos a renegociar el acuerdo, será cuestión de tiempo ver cómo se suceden los acontecimientos.

larraiz
larraiz

Leave your message