• +34 622 41 35 71
  • info@laestrategi.com

Perspectivas del México de #AMLO

noticia-1543685333-amlo

Perspectivas del México de #AMLO

Por: Aureola del Sol Castillo, México.- Andrés Manuel López Obrador se convirtió este 1 de diciembre en el presidente de México que llega con las más altas expectativas entre un sector de la población que ve en él la esperanza de frenar la desigualdad, la violencia y la corrupción, pero al mismo tiempo, es visto con escepticismo por la cúpula empresarial que desconfía de sus anuncios en materia económica y en su postura en contra de la política económica neoliberal, de la que en sus propias palabras, “ha sido un desastre y una calamidad para la vida pública del país”.

No son pocos los retos que el presidente López Obrador habrá de enfrentar, principalmente los que se refieren al tema de seguridad y violencia, en un país en donde fueron asesinadas 120,000 personas en el sexenio de su predecesor, Enrique Peña Nieto, además de reducir los índices de pobreza, que de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), son del 43.6% de la población.

Al asumir el cargo, el nuevo presidente de México -emanado de la izquierda-, pidió a los mexicanos que le tengan paciencia porque recibe un país en quiebra. También ponderó la prioridad que tendrán a quienes llamó los vulnerables y desposeídos (“primero los pobres”), además de destacar que será partidario del perdón y la indulgencia porque no le hace bien al país iniciar venganzas y persecuciones.

AMLO es, sin duda, el político mexicano que ha demostrado mayor perseverancia, al contender en tres ocasiones por la presidencia de la República y lograr de manera contundente el triunfo en julio pasado; su narrativa se ha centrado en mostrarse como un político honesto y austero, al grado de prometer entre otras, tres cosas:  no vivir en la Residencia Oficial de Los Pinos y abrirla al pueblo a partir del 1 de diciembre como un centro cultural; no usar el avión presidencial y la flota aérea porque considera que se trata de un lujo que ofende a los más pobres y a bajarse el sueldo, así como a todos los funcionarios de la administración federal. En su discurso en San Lázaro aseguró que percibirá sólo el 40% de lo que ganaba el presidente anterior, es decir 70 mil pesos mensuales aproximadamente (unos 3,470 dólares).

“Me comprometo a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo o posición para sustraer bienes del erario o hacer negocios al amparo del poder público”

Esta fue una de las frases que más llamó la atención de su discurso en la toma de protesta y quedará para el registro de la historia en espera de ver si cumple con ello.

Con el inicio de este gobierno, comienza también lo que AMLO ha llamado la cuarta transformación, de la que dijo “puede parecer pretencioso o exagerado, pero hoy no solo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político”. AMLO es también el único presidente que ha gobernado sin haber entrado en funciones, realizando incluso consultas ciudadanas con temas importantes de la agenda política nacional como la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), cuyo resultado envió señales negativas a los mercados internacionales, e incluso hoy a un dia de haber tomado poseción se da el anuncio de que el Gobierno lanzará una oferta de recompensa de bonos del NAIM para continuar las obras, como resultado de la presión de los inversionistas.

López Obrador recibió fuertes críticas por la consulta del NAIM al carecer de las normas mínimas para la validez de un ejercicio de este tipo, organizado por su propio partido Morena y en en el que quedó demostrado que se podía votar las veces que se quisiera.

La consulta es solo un ejemplo de la agenda que marcó el actual presidente antes de entrar en funciones, dejando a un lado y opacando a Peña Nieto, dedicándose a dirigir los cambios requeridos para el inicio de su mandato, desde la Cámara de Diputados y Senadores, con mayoría de su partido.

En resumen, AMLO tiene un camino difícil para poder cumplir con las expectativas que ha generado ante un pueblo que ve en él la esperanza, un pueblo que no quiere más escádalos de corrupción de servidores públicos, violencia, desigualdad y falta de oportunidades.

Sin embargo, la pregunta es ¿cómo hará para cumplir con las políticas de desarrollo social principalmente? Entre sus anuncios dados a conocer ante el Pleno del Congreso, destaca la reducción del ISR al 20%, reducción del IVA en la frontera del 16 al 8%, no aumento a los impuestos, impulso en la atención a la salud y medicamentos gratuitos en las zonas más pobres, instaurar un programa de jóvenes para contratar a más de 2.5 millones de personas, duplicar la pensión para adultos mayores y volverla universal, el otorgamiento de 10 millones de becas para todos estudiantes de los niveles eduativos, así como la creación de 100 nuevas universidades.

De acuerdo al propio AMLO, todas esas acciones podrá realizarlas gracias a los ahorros que se obtengan del combate a la corrupción y con la aplicación de las medidas de austeridad, que refiere incrementará la inversión pública para rescatar la industria petrolera y la eléctrica.

El Presidente de Mexicanos contra la Corrupción y uno de los empresarios más prominentes de México, Claudio X. González se pronunció en contra de las posturas del presidente López Obrador  y dijo que “nos va a ir muy mal”, tal y como se lee en uno de sus tuits: “ En contra del libre mercado, en contra de la reforma energética y a favor de una visión retrógrada, estatista, intervencionista, anquilosada. Los mercados van a reaccionar a este maniqueísmo de manera negativa. Nos va a ir mal, muy mal. Lástima.

Por su parte, AMLO, dijo que está preparado para no fallar al pueblo, “no tengo derecho a fallar” y que a las tres cosas que necesita el país para enfrentar la crisis solo le falta un buen gobierno, que es precisamente a lo que se compromete, porque México tiene ya las otras dos que son un pueblo trabajador y riquezas naturales.

López Obrador arranca su sexenio con un nivel de credibilidad del 60.3%, de acuerdo a la encuesta nacional “Expectativas de Gobierno 2018-2024”, realizada por Consulta Mitofsky, pero dicha credibilidad no es suficiente para poder cumplir las acciones que ha planteado, además de que necesita enviar mensajes de conciliación en un país que se encuentra polarizado.

Si bien es cierto, que México ha padecido las consecuencias de gobiernos corruptos, que incurrieron en excesos y de un presidente saliente que no supo como poner freno a los índices de violencia, tampoco es alentador un nuevo mandatario que no tiene claro como va a poner en marcha su política económica, porque decir que con los ahorros del combate a la corrupción resulta confuso y demagogo, además de que deja en incertidumbre a los mercados internacionales y a los países con los que se tienen acuerdos comerciales.

México necesita certeza, conciliación y no solo mensajes que se centren en el discurso de que se tiene un gobierno austero, López Obrador está ante la oportunidad histórica de marcar la diferencia y que como el mismo dijo lleve a cabo una transformacion profunda que acabe con los problemas que han impedido el renacimiento de México.

larraiz
larraiz

Leave your message